personas que han pasado por la mediación opinan

Personas que han pasado por la mediación opinan

Mi hija y yo nos habíamos dejado de hablar cuando fuimos a mediación Una situación muy dolorosa la que nos tocó vivir,  la pérdida de comunicación con una hija adolescente.

Una situación muy dolorosa la que nos tocó vivir hace algunos años a mi hija adolescente y a mi.  La pérdida total de cualquier tipo de comunicación.

Tantas emociones se revuelven en tu interior…¿cómo manejo mi autoridad? El dolor, los miedos, la inseguridad, ¿la pérdida o la separación?.

¿Cómo salir de una relación sin comunicación, cuando ha sido la única alternativa para una relación irrespetuosa y agresiva?

Después de varios intentos con amigos, familiares, abogados y psicólogos, por fin, en la mediación encontramos la respuesta.

Un espacio creado para nosotras, para poder hablar, para poder escucharnos (al principio a través de los mediadores) un espacio para poder poner en su sitio tantas cosas que necesitábamos…..R.T.V. (junio 2013)


La mediadora era el tamiz por el que pasaban todas las frases. Sin jamás constituirse en juez de la situación, era el garante de que lo que se decía no atentase contra el proceso de comunicación. A veces eran necesarias reinterpretaciones, aclaraciones, rectificaciones o matices, pero siempre todo ello en pos de la transparencia de una comunicación neutral. Su foco no estaba puesto en las partes, sino en el desarrollo del proceso.

Una función importantísima de la mediación de Marga era escuchar respetuosamente y reflejar lo dicho para asegurar su comprensión. Las emociones a flor de piel son suficientes para distorsionar cualquier mensaje y en un divorcio eso está a la orden del día. La mediadora se aseguraba de repetir lo que decíamos para garantizar que los mensajes eran los que habíamos querido transmitir y no otros de fabricación personal.  (texto completo en el blog) (S.B. 2010)

Me he puesto a recordar la situación antes y después de la mediación y me doy cuenta de cómo pasamos de un estado de bloqueo y mucha desesperanza (llevábamos 3 años intentado separarnos!) y el ir viendo la luz poco a poco, aflojando los nudos que nos tenían tan atascados y volviendo a poder mirarnos sin rencor, haciéndonos cargo cada uno de lo suyo sin tanto reproche y sin salpicar a los demás, sobretodo al niño. Fue duro y trabajoso, pero desde luego no más que lo que llevábamos a las espaldas; aqui al menos el esfuerzo dió frutos rápidamente, sesión a sesión notábamos el avance, y además eran logros netos, conquistados por nosotros mismos! Me parece casi misterioso cómo una intervención no directiva es siempre más efectiva que todos los consejos y leyes del mundo!!
En fin que mi eterna gratitud y admiración porque creo que realmente lo hacéis muy bien!
(T.S noviembre .2012)


Una de las vivencias más impresionantes  que tuve durante las primeras sesiones de mediación  fue que dos universos distintos pueden Ser. .. Increiblemente había espacio para los dos… de verdad… No era necesario desoir, cuestionar, o destruir lo que el otro dijese para sostener lo propio… porque ambos planteamientos podian  Ser (texto completo en el blog)( C . mayo 2012)

Tu empatía me ha ayudado a desencabronarme muchísimo. Un desenlace familiar necesita mucha escucha de la tuya y pocas leyes normativas.
(J. julio 2012)

La mediación me sirvió porque pude decirle cosas y plantear problemas que de otro modo no me habría sido posible.
(J.G.M. abril 2005)

Vivimos lejos el uno del otro y la mediación nos ha ayudado a tener una actitud flexible y colaboradora, muy necesaria en su situación.
(J.A. febrero 2006)

Me hubiera gustado tener apoyo psicológico durante la mediación porque fue muy duro todo el proceso de separación.
(M.G. octubre 2009)

Me fue muy útil para saber cómo estaba la relación y como estaba yo en la relación. Me clarificó mucho.
(M.Z. julio 2004)

Me sirvió para entender muchas cosas, cambié de actitud, enfoqué la relación de otra forma.
(D.L. julio 2003)

Me ayudó mucho en la separación, la niña está más tranquila y contenta, si fuera necesario lo volvería a solicitar.
(R.A.S. febrero 2006)

Fue muy útil porque nos enseñaron a comunicarnos a mi hijo y a mí. Adquirí nuevas habilidades.
(B.H. marzo 2008)

Aprendí a relacionarme con mi hija de una forma más constructiva y positiva, ahora nos llevamos muy bien y aunque se ha independizado nos hemos ido juntas de vacaciones.
(R.T.V. septiembre 2003)

No recomiendo la mediación si no hay compromiso e implicación por las dos partes.
(I.G Mayo 2008)

La mediación fue como un puente de diálogo, escucha y espacio para poder expresar lo que nos estaba pasando y ver dónde estaba cada uno. Hubo mucho respeto y acogida. Ahora estamos en otra época, todo ha ido a mejor. Estamos muy bien.
(O.L.D. enero 2007)

Hemos podido hablar temas y resolver conflictos que nunca hubiéramos podido hablar en el despacho de un abogado. Al principio venía muy tensa y nerviosa pero me sentí desde el principio acogida y cuidada.
(M.F. abril 2010)

Hace unos días ratifiqué ante el juez el convenio regulador basado en el acuerdo de separación que construimos P y yo. No fue fácil, en nuestro caso particular abandonamos y reiniciamos varias veces la mediación, reflejo de nuestros miedos, nuestra resistencia al avance y a la separación, aunque los dos la deseasemos.
Fue emocionante haber podido firmar ese acuerdo, juntos, después de todo lo vivido: el dolor, el aparente desencuentro irreconciliable, la desesperanza de una resolución amistosa, la distancia afectiva,  el conflicto casi constante… Y aun así, me emociona recordar la inquebrantable confianza de Marga en nosotros:  ” podéis”, “vais a conseguirlo”… Pues  sí, lo conseguimos Marga…

(C. mayo 2012)

WordPress SEO fine-tune by Meta SEO Pack from Poradnik Webmastera